El proyecto formativo de la UAH  propone entregar una educación superior de excelencia a sus estudiantes, asegurándoles una formación humanista e integral, de alta calidad académica y pertinente en los campos disciplinares que cultiva, lo cual se manifiesta a través de sus planes de estudio y  perfiles de egreso.

En este escenario, el desafío formativo de los próximos años es fortalecer las trayectorias formativas de todos los estudiantes de pregrado de la UAH, a través de una estrategia de innovación curricular. Hacer frente a este desafío implica asegurar el abordaje de ciertos 'puntos críticos' involucrados en momentos claves del proceso formativo de los estudiantes:

Hacer frente a este desafío implica asegurar el abordaje de ciertos ‘puntos críticos’ involucrados en momentos claves del proceso formativo de los estudiantes:

  1. Evaluación y seguimiento del proceso formativo: dados los cambios en el escenario de la educación universitaria, es fundamental disponer de recursos para el monitoreo de los aprendizajes comprometidos en los planes de estudio, lo que implica contar con instancias e instrumentos de evaluación capaces de dar cuenta del cumplimiento de los logros de aprendizajes, asociados a ciclos y áreas y expresados en perfiles, y que los estudiantes deben alcanzar durante sus trayectorias formativas.
  2. Tiempo que requiere la formación: debe ser abordado no solo como la duración total prevista por los programas de formación sino también en cuanto a las características y el uso del tiempo que demandan los planes de estudio; y, por cierto, la dedicación -esperada y efectiva- que destinan los estudiantes a su formación.
  3. Carácter integral de la formación: superada la formación academicista y segmentada, la universidad debe asegurar una efectiva integración entre los aspectos valóricos, académicos y funcionales de toda formación académica y profesional, facilitando que los estudiantes se integren en las mejores condiciones posibles al mundo laboral.
  4. Competencias del cuerpo docente: como parte de las comunidades académicas en que descansa el diseño y la implementación de un programa formativo, los docentes tienen la doble misión de formar a los estudiantes calificadamente en las disciplinas que enseñan y, a la vez, disponer las condiciones, estrategias e instrumentos que favorezcan procesos de enseñanza-aprendizaje efectivos y acordes a las características de los planes de estudio y de sus estudiantes.
  5. Proceso de ingreso a la universidad: entendido como un continuo que comienza en los últimos años de la educación secundaria y que se consolida durante los dos primeros años de estudios universitarios, implica avanzar más allá de la admisión y sus requisitos de acceso, implementando nuevas maneras de detectar e incorporar a estudiantes talentosos brindándoles los apoyos necesarios durante los primeros años.

De este modo, el PMI UAH1501 busca contribuir a mejorar los resultados institucionales en términos de retención, titulación oportuna e inserción profesional.

 

 

Desarrollado por Dirección de Comunicaciones Institucionales UAH